Navigation – Plan du site
Articles

La baldosa hidráulica en España. Algunos aspectos de su expansión industrial y evolución estética (1867-1960)

Cement tiles in Spain. Some aspects of industrial development and stylistic changes (1867-1960)
Antonio Bravo-Nieto

Résumés

Le carreau de ciment a constitué un matériau de construction et un élément esthétique d’une grande importance dans l’architecture de plusieurs pays des dernières décennies du xixe siècle et dans la première moitié du xxe siècle. La production du carreau de ciment est née en France, bien que sa diffusion ait été très rapide en Espagne, pays dans lequel cette production va prendre une importance et un caractère très particulier. Déjà dès le xixe siècle apparaissent des entreprises du bâtiment dans beaucoup de villes espagnoles, surtout en Catalogne et à Valence, qui popularisent son utilisation, puis commence son expansion vers les territoires de l’Afrique du Nord et d’Amérique latine. Pour cette raison une étude quantitative des centres de production espagnols sur la totalité du territoire national permettrait réellement d’éclairer la diffusion de cette production jusque vers le milieu du xxe siècle. D’un point de vue formel, l’une de ses principales caractéristiques est la richesse et la vivacité chromatique des motifs. Il est important de souligner que les modèles éclectiques et historicistes ont été prépondérants en quantité bien que l’Art nouveau et l’Art déco aient imprégné plusieurs phases de grande créativité. L’histoire de cette technique s’est achevée, à partir des années 1940, avec des modèles unis ou tachetés à caractère monochrome, annonçant le déclin de la production.

Haut de page

Texte intégral

Introducción y objetivos

  • 1 Juan Casabó, Fabricación de mosaicos y baldosas de cemento, Buenos Aires: Librería y Editorial Niga (...)

1Baldosa hidráulica, también llamada baldosa de cemento o de cemento comprimido, mosaico hidráulico, mosaico calcáreo o mosaico de cemento, loseta hidráulica o losa criolla, son diferentes denominaciones para referirnos a un mismo tipo de baldosa que se impuso en buena parte del mundo (sobre todo, en países de clima templado y cálido) desde finales del siglo XIX hasta pasada la primera mitad del XX1.

  • 2 «Los mosaicos hidráulicos y su colocación», en Anuario Bailly-Baillière, Madrid, 1905, p. 445.

2Varias fueron las razones que favorecieron la extraordinaria difusión de este tipo de suelo; sobre todo, un bajo coste de fabricación y la sencillez del proceso productivo, que representa una solución intermedia entre el trabajo artesanal y la producción industrial. Otro elemento que debe ser valorado en su éxito fue la posibilidad, casi ilimitada, de reproducir repertorios formales diferentes, lo que permitió una diversificación extraordinaria de modelos. Por otra parte, también hay que tener en cuenta la facilidad de su colocación, que podía ejecutar «cualquier oficial de albañil, por poco inteligente que sea»2. La baldosa hidráulica se convirtió durante muchos años en la seña de identidad de infinidad de interiores y fue el rasgo distintivo de una arquitectura que se denominó a sí misma ornamentada y elegante.

3En este trabajo intentaremos abordar algunos aspectos de este singular producto, comenzando por un breve estado de la cuestión en relación con su bibliografía. En segundo lugar, se aportarán datos sobre la expansión territorial de la industria de la baldosa hidráulica en España en algunos años concretos, así como su influencia en otros ámbitos geográficos, como el norte de África y América Latina. Finalmente trataremos la evolución estética de sus modelos a partir del estudio de los catálogos de las diferentes casas constructoras.

Bibliografía en el ámbito español y en América Latina. Estado de la cuestión

4No puede afirmarse que exista una bibliografía suficiente o definitiva sobre la baldosa hidráulica en España. Además, la mayor parte de esta producción escrita se reparte entre la historia de la industria, la historia de la construcción y la historia del arte, por lo que su estudio siempre debería buscar un análisis interdisciplinar.

  • 3 Juan Casabó, op. cit. (nota 1).

5Creemos justo comenzar este breve análisis bibliográfico con el libro publicado en Argentina en 1958 por Juan Casabó3 (figura 1), que abordaba aspectos realmente interesantes sobre esta industria. Se trata de una interesante obra llena de datos, opiniones e ideas, aunque no se abordan otros aspectos más vinculados con lo estético o artístico. Este autor realizaba en su trabajo un verdadero resumen sobre la situación de la baldosa en los años cincuenta en diferentes países, a la vez que intentaba establecer sus antecedentes históricos. El trabajo no deja de ser la visión subjetiva de un industrial apasionado de este material, aunque la aportación es muy importante.

Figura 1: Juan Casabó, Fabricación de mosaicos y baldosas de cemento, Buenos Aires: Nigar, 1958.

Figura 1: Juan Casabó, Fabricación de mosaicos y baldosas de cemento, Buenos Aires: Nigar, 1958.

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

  • 4 Yves Esquieu, avec la participation de Christian Berthéas, Une histoire du carreau mosaïque. De la (...)

6Publicado mucho más recientemente, destacamos el trabajo de investigación de Yves Esquieu (2013)4, que aporta un documentado análisis sobre la industria de la baldosa en sus orígenes. Este libro está basado en el estudio de los archivos documentales de la empresa de Auguste Lachave en la ciudad de Viviers, industria que realizaba las piezas necesarias para producir baldosas en otros lugares. Gracias a este estudio conocemos las primeras exportaciones de piezas y modelos hacia España y otros países mediterráneos.

  • 5 Ana Mitila Lora y Carmen Ortega, El mosaico hidráulico: arte en evolución, Santo Domingo: Industria (...)

7En el ámbito hispanoamericano, el tema ha suscitado recientemente un cierto interés, en el que destaca la obra de Ana Mitila Lora y Carmen Ortega, editada en Santo Domingo (2008)5, y que refleja la gran importancia de la baldosa hidráulica en este ámbito, así como sus iniciales relaciones con la industria española.

  • 6 Dentro de este apartado destacamos el libro, cuidadosamente editado, de Sophie Skaf, 20 × 20. Beyro (...)
  • 7 Mario Arturo Hernández Navarro, Barcelona Tile Designs. Baldosas de Barcelona, Amsterdam: The Pepin (...)
  • 8 Mario Arturo Hernández Navarro, Havana Tile Designs. Baldosas de La Habana, Amsterdam: The Pepin Pr (...)
  • 9 Mario Arturo Hernández Navarro y Hernán S. Bustelo Morán, Puerto Rico Tile Designs. Losa criolla de (...)
  • 10 Pepin van Roojen y Mario Arturo Hernández Navarro, Art Nouveau. Tile designs, Amsterdam: The Pepin (...)
  • 11 Carol Belanger Grafton, Spanish Tile Designs in Full Color, New York: Dover Publications, 2001, 24 (...)
  • 12 Marty Noble, Decorative Tile Designs Coloring Book, New York: Dover Publications, 2013, 30 p.
  • 13 Pepin van Roojen y Mario Arturo Hernández Navarro, Barcelona Tiles, Amsterdam: The Pepin Press, 201 (...)

8Por su parte, otros trabajos han intentado resaltar la belleza, su carácter estético, en imágenes, más que emprender el análisis en sí mismo6. En esta línea, The Pepin Press viene desarrollando una intensa labor editorial sobre la baldosa hidráulica, que ha difundido en bellas imágenes, dedicando varios libros a ciudades como Barcelona7, La Habana8, Puerto Rico9, o bien centrándose en un estilo concreto como el Art nouveau10. Esta serie, basada sobre todo en un esmerado diseño, recupera la tradición esteticista de los antiguos catálogos de baldosas destinados al deleite de las formas. Esta belleza intrínseca de los dibujos coloristas de baldosas11 ha servido, incluso, como modelo para editar cuadernos para pintar y dibujar12, o en formato de láminas de papel de regalo de gama lujosa13.

9Por lo que respecta a España, hemos podido observar que en los trabajos publicados sobre arquitectura suele ignorarse el tema de la baldosa, pues son realmente muy pocos aquellos que introducen capítulos específicos sobre ella. Este hecho trae como consecuencia que se haya ignorado, en general, la baldosa como un elemento arquitectónico fundamental, lo que dificulta en la actualidad su conocimiento.

  • 14 Conocemos diferentes referencias al trabajo inédito de Jordi Griset, L´art del mosaic hidràulic, si (...)
  • 15 Mario Arturo Hernández Navarro, op. cit. (nota 7).
  • 16 Jaume Rosell y Joan Ramón Rosell, El mosaic hidràulic, artesania i indústria, Barcelona: Col·legi O (...)
  • 17 Teresa Navas i Ferrer, La Casa Escofet de mosaic hidràulic (1886-1936), Tesi de llicenciatura, Univ (...)
  • 18 Joan Puyo Collet, La pedra artificial i el mosaic hidràulic: les primeres aplicacions del ciment a (...)
  • 19 Maribel Roselló i Nicolau, L’interior a Barcelona en el segle XIX, Tesi doctoral, Universitat Polit (...)
  • 20 Natalia Gonzàlez-Novelles Farrús, El mosaic hidràulic i la casa Orsola Solà i Cia. Volum 1, Treball (...)

10Desde un análisis territorial, ha sido en el ámbito catalán14 donde han surgido la mayor parte de los trabajos sobre la baldosa hidráulica, centrados casi en su totalidad en esta región y en algunas de sus principales empresas. Ya hemos citado la obra de Mario Arturo Hernández Navarro15 sobre Barcelona (2006). Destacamos también los trabajos de Jaume y Joan Ramón Rosell16 (1985 y 1986), así como los trabajos sobre la casa Escofet, de Teresa Navas y Ferrer17 (1986 y 1988), a partir de una tesina de licenciatura. En 1999 Joan Puyo Collet18 realizó su trabajo final de carrera sobre la piedra artificial y el mosaico hidráulico. Por su parte, Maribel Roselló i Nicolau19 (2005, 2007 y 2008) publicó varios trabajos a partir de su tesis doctoral, donde se trata de nuevo de la prestigiosa casa Escofet. Y para finalizar este breve recorrido, debemos citar el trabajo de Natalia Gonzàlez-Novelles Farrús20 (2010) sobre la casa Orsola, Solá y Cía. Todos estos trabajos han conseguido contribuir a un buen conocimiento sobre algunas de las principales casas de baldosas en Cataluña.

  • 21 Carmen Bas, «Pavimentos hidráulicos en la provincia de Alicante», en Ayudas a la investigación 1986 (...)
  • 22 Antonio Bravo-Nieto, «Piedra artificial, mosaicos hidráulicos y azulejos», en La construcción de un (...)
  • 23 Francisco Hernández Duque, «Las antiguas fábricas de mosaico hidráulico en Navarra», Cuadernos de E (...)
  • 24 Susanne Vogel, José María Tejera, fabricante de mosaicos hidráulicos, Edición del autor, 2013. Tamb (...)

11Los trabajos realizados sobre la industria en el resto de España han sido mucho menos abundantes, aunque contamos con algunas aportaciones, como la realizada por Carmen Bas21 sobre Alicante (1987); la de Antonio Bravo22, que analizó algunos aspectos de esta industria en Melilla (1996); la de Francisco Hernández Duque23, con un modélico trabajo sobre el mosaico hidráulico en Navarra (2009), o la de Susanne Vogel24, que se ha centrado en un industrial, José María Tejera, como fabricante de mosaicos hidráulicos (2013).

12Por todo ello, es obvio que ya existe un amplio número de trabajos que han asentado un primer estado de la cuestión y permiten planificar futuras vías de investigación. Es cierto que se han estudiado algunas de las principales casas de mosaicos españolas, como Escofet y Orsola, y también se ha incidido abundantemente en algunos aspectos y características de la industria en Cataluña y su vinculación con el diseño Art nouveau. También se han aportado datos sobre diferentes industrias del mosaico en Alicante, Sevilla, Navarra o Melilla.

13Pero tenemos que concluir que los logros de la bibliografía no dejan de ser parciales, en lo que respecta tanto a los contenidos como al ámbito geográfico abordado. Queda buena parte del territorio español sin estudiar (incluidas algunas de sus grandes capitales) y su producción por analizar, así como la expansión de los modelos españoles al norte de África y a América Latina. Tampoco se ha analizado suficientemente la naturaleza estética y la evolución formal de la baldosa de forma global (modelos clásicos, historicistas, eclécticos, Art déco, etc.), ni la naturaleza y el proceso industrial que genera este material, a lo largo de toda su historia y en su conjunto, dentro del país.

La baldosa hidráulica, origen y expansión

14La baldosa hidráulica tiene su origen en Francia, aunque España es uno de primeros países donde el nuevo producto tuvo una gran aceptación, tanto en lo que respecta a su consumo como a su expansión industrial.

  • 25 Yves Esquieu, op. cit. (nota 4), p. 25.
  • 26 Ibid. (nota 4), p. 121.

15Conocemos bien los orígenes de la baldosa en la ciudad de Viviers (Francia) en torno a los años 1859-186025. El estudio de los archivos de la empresa Lachave permite conocer todas las fábricas repartidas por el mundo, que recibían sus materiales para construir baldosas (fundamentalmente trepas y prensas hidráulicas). Gracias a ello se puede reconstruir la proliferación de fábricas en otros lugares26: en 1859 ya aparecen dos empresas en el Midi francés, y el proceso industrial se desarrolla rápidamente gracias a la exposición de París de 1867. A partir de 1880 se extiende al norte de Francia y Bélgica, aunque, sobre todo, destaca la introducción precoz en España. En los años noventa del siglo XIX se pueden contabilizar muchas fábricas en Francia y bastantes en España, seguidas en número por el norte de África y América Latina.

  • 27 Juan Casabó, op. cit. (nota 1).

16Es interesante comprobar que una característica importante de esta expansión por algunos países europeos fue la producción de la baldosa con destino a sus respectivas colonias extraeuropeas. Bélgica inicia la exportación hacia el Congo; Francia también las enviaba a sus colonias (Vietnam y Conchinchina entre otras); e Inglaterra las fabricaba casi exclusivamente para su área de dominio (en la India existían fábricas que trabajan para el Extremo Oriente)27.

  • 28 En Túnez fueron los sicilianos los que introdujeron esta técnica. Posteriormente, al igual que ocur (...)
  • 29 Hay que señalar que los motivos arabizantes fueron muy tardíos en la casa Lachave (se trataba de mo (...)

17También se documenta ampliamente en los archivos Lachave la difusión masiva por el Magreb. La baldosa tiene éxito en esta región porque sustituye o complementa perfectamente al azulejo tradicional. De 1881 data una noticia sobre fábricas de baldosas en Argel; tres años después, otra en Constantina; y en 1890 ya hay once empresas en Argelia. En Túnez también existen varias, y en Marruecos se localiza una en la ciudad de Tánger, a fines del siglo XIX. En 1914 se documentan 20 empresas en 11 ciudades de Argelia, y seis en cuatro ciudades de Marruecos, mientras Túnez sólo presenta una. En los años treinta se multiplican: 76 empresas en 32 localidades de Argelia (16 en Orán y 13 en Argel); 42 fábricas en Marruecos, en 11 ciudades (17 en Casablanca, siete en Oujda, seis en Mekinez y cinco en Marraqués). Por su parte, en Túnez28 existían 14 fábricas en cinco ciudades29.

18Por su parte, el mercado americano estuvo muy influenciado por España. En América Latina, los citados archivos registran muchas fábricas en Venezuela (35 fábricas en nueve ciudades), Colombia (30 en 13 ciudades), México (25 en 17 ciudades), Cuba (16), Puerto Rico (25), República Dominicana (13), Jamaica (11) y en el sur de Estados Unidos, donde California tenía 14 casas, algunos de cuyos nombres nos ponen en la pista sobre su origen: Valencia Spanish Tile Corporation y Ramos Spanish Mosaic Tile.

  • 30 «Informaciones sobre azulejos, mosaicos hidráulicos, baldosas y baldosines», en Memorias diplomátic (...)

19La actividad exportadora de España hacia América, a principios del siglo XX, era un hecho constatado. En 1902, el Ministerio de Estado español30 intentaba facilitar a las empresas de «azulejos, mosaicos hidráulicos, baldosas y baldosines» la penetración en el mercado americano. Por ejemplo, desde Buenos Aires se pedía información sobre los mosaicos hidráulicos procedentes de Sevilla (peso y tamaño, tanto en fábrica como en puerto). Se recomendaba asimismo que las baldosas y baldosines de Soria, para exportarlos a América, debían tener una medida de 20 cm de lado (y no de 18 cm), con lo que superarían a los de Marsella, que eran los que se consumían entonces en Argentina. En el caso de México, el problema era el envase para transportar las baldosas, que al hacerse entonces en cajas de más de 30 unidades provocaba roturas, por lo que se recomendaba un embalaje más adecuado, para tener más venta.

  • 31 La Construcción Moderna, 15 de febrero de 1903.

20Un año después, en 1903, en una de las principales revistas de arquitectura española (La Construcción Moderna) se afirmaba que los países hispanoamericanos tenían gran necesidad de baldosas hidráulicas y de cemento; y que, como no disponían de fábricas cementeras, compraban este producto en Hamburgo (un 95%) e Inglaterra (un 5%)31, lo que apunta hacia la existencia de un mercado creciente.

  • 32 C. P. T., «Las grandes industrias españolas. Fábrica de D. Francisco Bergasa en Logroño», Nuevo Mun (...)
  • 33 Natalia Gonzàlez-Novelles Farrús, op. cit. (nota 20).
  • 34 Yamira Rodríguez Marcano, «Introducción», op. cit. (nota 8), p. 13-15.
  • 35 Fábrica de mosaicos hidráulicos de Quintana Hermanos, México, 1900, 115 láminas en color.
  • 36 Mario Arturo Hernández Navarro y Hernán S. Bustelo Morán, Puerto Rico Tile Designs, op. cit. (nota (...)

21En este contexto, las fábricas españolas comenzaron a exportar parte de su producción hacia América. Era el caso de la empresa Bergasa, de Logroño, que había iniciado su producción hacia 191032. La casa Orsola tenía agencia en Cuba33, y la misma industria cubana empleaba a muchos técnicos y artesanos españoles. El mosaico hidráulico se introdujo en Cuba en 188634, después de haberlo sido en México. La influencia ejercida desde España era obvia, y la primera fábrica fue La Balear, fundada en 1894. Por su parte, La Cubana, en 1903, utilizaba obreros procedentes de fábricas catalanas, como Orsola, Butsems y Escofet. Los primeros motivos fueron los exportados desde España, pero luego evolucionaron de forma autónoma hacia mayores complicaciones y colorismo. En México, en 1900, ya existía al menos una fábrica consolidada, y conocemos un importante catálogo de la casa Quintana Hermanos35. En Puerto Rico36, la baldosa aparece en 1900, procedente de Barcelona. En 1911, esta isla importaba y fabricaba baldosas, pero sería en las décadas de los treinta y cuarenta cuando la producción alcanzaría su mayor auge y calidad.

22En resumen, se puede afirmar la estrecha relación que, al menos en sus inicios, la industria de la baldosa española tuvo con la expansión de este sistema por América, tanto en sus formas como en cuanto a los obreros y técnicos empleados; posteriormente la industria se desarrolló con personalidad propia y con gran vigor.

Figura 2: Baldosas hidráulicas formando un piso en alfombra.

Figura 2: Baldosas hidráulicas formando un piso en alfombra.

Calle General Prim, n.º 2, Melilla (España), Alejandro Rodríguez Borlado (ingeniero), 1908.

Fuente: Fotografía de Antonio Bravo, 2013.

La industria de la baldosa en España

  • 37 Natalia Gonzàlez-Novelles Farrús, op. cit. (nota 20).
  • 38 Institut de Promoció Ceràmica, «El mosaico hidráulico». URL: www.ipc.org.es. Consultado el 22 de en (...)
  • 39 Yves Esquieu, op. cit. (nota 4), p. 33. En 1879, la casa Orsola de Barcelona encarga a Lafarge dife (...)

23No hay unanimidad en cuanto a la fecha en la que aparece en España la primera empresa que fabricó baldosas hidráulicas. Se ha señalado el año 185137, cuando La Progresiva de Bilbao realiza piezas de cemento comprimido (piezas sin color para galerías y terrazas). Sin embargo, otros autores consideran que el primer fabricante surge en 185638 (año de inicio de actividad de la empresa Butsems, aunque al principio no realizaba mosaicos). Sin embargo, la fecha más probable quizá sea 1867, cuando Garreta, Rivet i Cia. comienza a fabricar losas hidráulicas que imitaban mármoles y mosaicos, con pastas coloreadas. En 1873, la casa Butsems ya elaboraba baldosas de mármol artificial; y la casa Orsola, Solá y Cía., por su parte, data de 187639.

  • 40 «Establecimiento cerámico de Vicente Mezquita, vendía material que tan buen éxito ha tenido por los (...)
  • 41 Maribel Roselló i Nicolau, op. cit. (nota 19). Escofet se fundó en 1886. Luego cambia varias veces (...)

24Todo parece indicar que la difusión se produce desde Francia a varias ciudades españolas al mismo tiempo, porque las principales capitales españolas ya disponían de fábricas en esta época. En Barcelona operan, desde 1879, varias empresas (Mariano Vila y Orsola), seguidas de otras en Cartagena y en Madrid. En Sevilla se anunciaba una empresa en 188240, y el producto llega a Lisboa en 1886. Ese mismo año de 1886, Escofet41 abandona la sociedad con Orsola y monta una fábrica nueva junto a Fortuny.

  • 42 La Época, 21 de noviembre de 1883, [p. 2]

25De todas formas, no puede hablarse de un monopolio de la baldosa hidráulica, como forma de cubrir suelos en España, en la década de los ochenta. Si observamos la lista de productos premiados en la Exposición de Minería (sección de materiales de construcción42), vemos referencias a otros tipos de suelo: diploma de honor a la casa Nolla, de Valencia, por sus mosaicos para pavimentos; medalla de oro para la Sociedad Anchisi y Busquets (Arenys de Mar), por sus baldosas de mosaico incrustado. Asimismo, en el grupo de piedras artificiales: medalla de oro para Simón Paul, de Bilbao, por sus productos de mármol comprimido; medalla de plata para la sociedad Serrat y Compañía, de Barcelona, por sus mosaicos hidráulicos incrustados; y medallas de bronce para Jaime Comerma (Barcelona), por sus baldosas de cemento.

  • 43 En el Catálogo Oficial de España. Exposición Universal de Barcelona 1888 (Barcelona, 1888), figuran (...)
  • 44 «¿Hay habitantes en el planeta Marte? Sí señor, estoy seguro. ¿Y están muy adelantados en civilizac (...)

26Las exposiciones son un buen indicativo para documentar la importancia de esta industria; es el caso de la Exposición Universal de Barcelona43, que fue un escaparate para exponer sus avances. La mayoría de los expositores eran casas catalanas, de Barcelona, Mataró y Arenys de Mar, que muy pronto empiezan a expandirse fuera de esa región. Por ello, Escofet, Fortuny y Compañía abre casa en Madrid, en la céntrica calle de Alcalá, en 1893. Ese mismo año, esta casa se anunciaba en Madrid con una interesante serie de viñetas de tipo humorístico, donde se exaltaba el rabioso carácter de modernidad del producto44.

  • 45 La Ilustración Española y Americana, entre 1893 y 1894, publica anuncios de «Mosaicos hidráulicos O (...)
  • 46 Francisco Hernández Duque, «Las antiguas fábricas de mosaico hidráulico en Navarra», op. cit. (nota (...)

27Por su parte, Orsola, Solá y Compañía45, con fábrica en Barcelona, abrirá sucursales en diferentes regiones, exportando su producción hacia el resto de España. En 1894 aparece La Industrial en Santander, la primera de ambas Castillas; y en el mismo siglo XIX abren nuevas fábricas en Madrid, Málaga, Sevilla, Bilbao y Gijón46.

  • 47 En todo este apartado seguimos las aportaciones de Yves Esquieu, op. cit. (nota 4), p. 121-136.
  • 48 Miguel Salaverría, en San Sebastián, solicitaba una prensa hidráulica para la fabricación de baldos (...)

28En la década de los noventa se asiste a la creación de muchas empresas, y constan en los archivos franceses47 peticiones de fábricas situadas en Barcelona, Alicante, Badajoz, Bilbao, Cádiz, Cartagena, Gijón, Madrid, Málaga, Murcia, Santander y San Sebastián48. En 1894, Eduardo González, de Gijón, pide moldes y prensas de Marsella; y en 1894 lo hace Federico Gómez Trueba, de Santander, y José Botí y Rizo, de Cartagena.

29Hay que señalar que en estos años, al margen de Francia y de España, en Europa prácticamente no se registran empresas. Sin embargo, en España existían al menos 10 industrias, situadas en 10 ciudades diferentes, deudoras de los productos de la fábrica Lachave, siendo muchas más las que, estando en funcionamiento, los compraban a otras fábricas.

  • 49 «Exposición organizada por la Sociedad de Bellas Artes», Revista Bascongada, 1897.
  • 50 Ángel María Castell, «Industria guipuzcoana, fábrica de mosaicos hidráulicos de D. Miguel Salaverrí (...)

30En Guipúzcoa, dentro de la Exposición organizada por la Sociedad de Bellas Artes en 189749, destaca la industria de mosaicos hidráulicos de cemento portland de Miguel Salaverría (ya instalada desde 1894). Esta empresa hizo venir de Marsella a sus primeros operarios, pero un par de años más tarde ya se fabricaban con obreros del país. En 1900, la misma empresa poseía más de 300 dibujos distintos, con lo que conseguía exportar sus productos a toda España50.

  • 51 «Procedimiento de fabricación del mosaico hidráulico», Arquitectura y Construcción, 8 de junio de 1 (...)

31A finales del siglo XIX ya había una importante red de fábricas y se iniciaba un interesante proceso de investigación/experimentación sobre el propio proceso fabril, que se ve reflejado en algunos artículos de revistas especializadas, que buscaban un perfeccionamiento de los procesos técnicos. Uno de ellos fue el patentado por Teótimo de Fortuny51, que buscaba en 1898, entre otras cosas, «disminuir los pesos para que pudieran trabajar niños».

  • 52 J. Manuel Cortina, «Ligera reseña de los materiales y sistemas de construcción empleados en la prov (...)

32Un año después, como ya sabemos, en Valencia las baldosas hidráulicas habían sustituido casi completamente a los suelos cerámicos, azulejos o baldosas vidriadas, «que sólo se utilizan en arrimaderos y chapados de habitaciones». También continuaban utilizándose por entonces las baldosas de barro cocido en las construcciones modestas52.

  • 53 Antonio M. Viergol, «Málaga, una fuerza industrial», El Liberal, 7 de marzo de 1900, p. 2.

33En el mismo año 1900 se anunciaba una nueva industria en Málaga: los sobrinos de Herrera Fajardo «acaban de establecer una nueva industria tan importante como poco conocida en España»53 (se trata de la fabricación de mosaicos hidráulicos de cemento comprimido). El nuevo mosaico hidráulico, «muy poco generalizado en España», «se presta a todo género de combinaciones artísticas» y «tiene tal fuerza de cohesión molecular que no se desprende de él ese polvillo antihigiénico del ladrillo o de la piedra». El autor del artículo defendía que, en los clásicos patios andaluces, se podrían conseguir interesantes combinaciones de color utilizando estas baldosas.

  • 54 La Revista Bascongada habla de Salaverría, cuya empresa data de 1894: «Productos conocidos en Guipú (...)
  • 55 Así en Arquitectura y Construcción, junio de 1902 («Máquinas para fabricar baldosas de hormigón com (...)
  • 56 «Patentes concedidas [...] D. Miguel Candal y Ferrer, patente de invención por veinte años por “El (...)

34Desde los primeros años del siglo XX, los anuncios y las referencias sobre fabricantes de mosaicos se multiplican en España: podemos encontrar tanto publicidad de fábricas (País Vasco, Andalucía, Valencia, Cataluña, Melilla)54 como anuncios de vendedores de materiales o de útiles industriales55, de sistemas de uso y colocación del material, así como de invenciones56 para hacer la producción industrial más rentable.

  • 57 Eduardo Gallego, «Zaragoza y la Exposición Hispano Francesa de 1908», La Construcción Moderna, 15 d (...)

35La Exposición Hispano Francesa de Zaragoza de 1908 representa un interesante momento en este proceso. El ingeniero Eduardo Gallego Ramos describía todos los productos que se expusieron en esta exposición, que fueron obviamente los mejores y de más calidad: «Los fabricantes de mosaicos y piedra artificial, estaban representados en la Exposición por la conocida casa E. F. Escofet (Barcelona) que exhibía un precioso y enorme muestrario; la de Vicente Almela de Castellón; la de S. Romeu Escofet (Barcelona), que ha concurrido con una variada colección de tejas vidriadas y comunes, escamas para cúpulas, azulejos, etc.; la Orsola, Solá y Compañía (Barcelona) y Viuda de Ramón Masoliver, que se limitaban a exponer mosaicos hidráulicos de variadísimos dibujos; la de Juan Blasco, de Teruel, que presentaba objetos fabricados con portland; la de Pedro Salanova, fabricante de cerámica ordinaria, en Navas (Huesca); La Progresiva de Castilla (Valladolid), y, por último, por la reputada fábrica de productos cerámicos que el arquitecto D. Cándido Germán posee en Palencia, la cual presentaba una notable variedad de ladrillos, tejas, baldosas, piezas especiales, uniones, tuberías de gres, etc.» 57.

36La única forma posible de valorar el desarrollo en España de la industria de la baldosa hidráulica es poder cuantificar su distribución geográfica en un periodo significativo.

Figura 3: Mapa con la distribución de las fábricas de baldosas hidráulicas en España en 1911.

Figura 3: Mapa con la distribución de las fábricas de baldosas hidráulicas en España en 1911.

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos comprendidos en el Anuario del comercio, de la industria, de la Magistratura y de la Administración de España, sus colonias Cuba, Puerto-Rico y Filipinas, Estados Hispano-americanos y Portugal, con anuncios y referencias al comercio é industria nacional y extranjera (Bailly-Baillière), Madrid: Casa Editorial Bailly-Baillière, 1911.

  • 58 Anuario del comercio, de la industria, de la Magistratura y de la Administración de España, sus col (...)

37Para ello, hemos utilizado los datos que nos aporta uno de los anuarios industriales más fiables del momento, el editado por Bailly-Baillière58, al ser lo suficientemente minucioso como para poder establecer conclusiones válidas (figura 3).

  • 59 Hay que señalar, al respecto, una prevención sobre este minucioso anuario: el que en una provincia (...)

38En el año 1911, hemos podido contabilizar 220 fábricas de baldosas, diseminadas por toda España. La distribución geográfica de las fábricas es sumamente interesante. El mayor número de ellas se sitúa en la mitad sur y este de España, concretamente al sur de la línea que atravesaría Barcelona, Madrid y Cáceres. Al norte de esa línea, sólo destacan las principales ciudades de Asturias, Santander y País Vasco, casi todas de carácter costero y portuario, mientras que en el resto habría un gran vacío (Castilla-La Mancha, Galicia, norte de Aragón y oeste de Cataluña). Las provincias castellano-leonesas de León, Zamora, Salamanca, Ávila, Segovia, Palencia, Burgos y Soria no contaban con ninguna fábrica, así como las de Cuenca y Guadalajara en Castilla-La Mancha. En el norte no figuran fábricas en Álava, Logroño, Pamplona, Huesca ni Lleida, mientras que en Galicia carecen de ellas también La Coruña y Orense59. En Cataluña destaca Barcelona con 32 fábricas, que, sumadas a las de Girona (9) y Tarragona (8), darían un total de 49 empresas. Es interesante comprobar cómo alguna empresa de Barcelona tiene sucursales en todo lo que sería el corredor del Ebro, cuya influencia llega hasta el País Vasco (Orsola).

39Otro núcleo importante es el Levante, donde destaca Valencia como la principal provincia de toda España en número de fábricas (43), que, junto con las de Castellón y Alicante (21), hacen un total de 64. Esta pujanza del Levante tiene su continuación en las provincias de Murcia (14) y Almería (11). En resumen: la suma de las fábricas de todo el Levante español (provincias costeras), desde Gerona a Almería, representan el 65% de todas las fábricas de España.

40El peso del material y la dificultad de su transporte es el que determina la localización de las fábricas en muchos casos. Por ello, son las ciudades portuarias o las situadas en ejes de comunicación las que destacan, por las facilidades que el transporte marítimo ofrecía a un producto muy pesado, y también por la propia dinámica de crecimiento constructivo de las capitales costeras españolas en este momento de su historia urbana.

41Finalmente, Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura presentan un modelo muy similar, con la existencia de fábricas en todas sus capitales, aunque en número moderado. Entre ellas destacan las de Extremadura, lo que podría indicar, tal vez, una posible exportación hacia Portugal; y las de Cádiz, lo harían hacia el norte de África o, incluso, hacia América. Los ámbitos insulares aparecen muy equilibrados: seis fábricas en Baleares y ocho fábricas en Canarias.

42El norte de África de influencia española aparece muy pobremente representado: una única fábrica en Melilla, aunque tenemos constancia, por otras fuentes documentales, de la existencia de al menos tres; hecho que evidencia la necesidad de contrastar todas las fuentes documentales entre sí.

43En total, 97 poblaciones españolas, entre ellas muchas capitales de provincia, tenían alguna fábrica. Esto proporcionaba una media de 2,2 fábricas por ciudad, aunque las diferencias entre unas y otras eran muy notables (por ejemplo, entre las 24 fábricas de Barcelona y muchas ciudades que sólo tenían una). Por regiones, las dos Castillas presentaban 12 fábricas en siete ciudades; Extremadura, 10 fábricas en ocho ciudades; el norte (Santander, País Vasco, Aragón y Lérida), 17 fábricas en ocho ciudades; Asturias y Galicia, seis fábricas en cuatro ciudades; Andalucía (excepto Almería), 22 fábricas en 11 ciudades; Canarias, ocho fábricas en cinco ciudades; el Levante catalán (excepto Lérida), 49 fábricas en 17 ciudades; y el Levante (junto con Murcia y Almería), 95 fábricas en 37 ciudades.

44Lérida, sin ninguna fábrica, tiene un comportamiento muy similar al norte de Aragón, mientras que Almería presenta un modelo diferente al resto de Andalucía y más similar al del Levante.

Figura 4: Mapa con la distribución de las fábricas de baldosas hidráulicas en España en 1913.

Figura 4: Mapa con la distribución de las fábricas de baldosas hidráulicas en España en 1913.

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos aportados por el Anuario Técnico e Industrial de España, publicado bajo la dirección de los ingenieros de minas D. Augusto de Gálvez-Cañero y D. José de Gorostiza, Madrid: Imprenta de Marzo San Hermenegildo, 1914.

  • 60 Anuario Técnico e Industrial de España, publicado bajo la dirección de los ingenieros de minas D. A (...)

45Hemos creído interesante realizar otro muestreo en un año cercano a 1911, pero utilizando un anuario distinto. Hemos elegido por ello el Anuario Técnico e Industrial de España, correspondiente a 191360 (figura 4). Curiosamente, esta obra presenta también el mismo número de fábricas (220), pero se han producido algunas variaciones regionales, sin modificar sustancialmente el panorama anterior (todavía hay 12 provincias sin ninguna fábrica). Cabe destacar una tímida pujanza de las provincias del norte, e incluso de algunas del centro, sin hacer perder la supremacía absoluta del Levante (mantiene el 62% del total). El cuadrante suroreste refleja un mayor vigor, al comprender el 20% del total.

46Tal vez lo más significativo de este último anuario es que nos permite conocer cuatro fábricas españolas especializadas en útiles industriales y maquinaria para fábricas de mosaicos hidráulicos (lo que contextualiza la producción de Lachave). En este apartado figuran Aniceto Negre en Barcelona, Roure y Bombardó en Mataró, Edmundo y José Metzger en Madrid, y Antonio Ballesteros en Málaga.

Figura 5: Modelo n.º 43 del catálogo de baldosas La Ideal. Fábrica de mosaicos hidráulicos, piedra artificial, mármol comprimido, tuberías de cemento, de José Gómez, Santander (España), 1927.

Figura 5: Modelo n.º 43 del catálogo de baldosas La Ideal. Fábrica de mosaicos hidráulicos, piedra artificial, mármol comprimido, tuberías de cemento, de José Gómez, Santander (España), 1927.

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

  • 61 Yves Esquieu, Une histoire du carreau mosaïque. De la couleur dans la maison, op. cit. (nota 4), p. (...)
  • 62 «Fábrica de mosaicos hidráulicos. Denia (Alicante)», La Esfera, 7 de agosto de 1926, p. 45; «Fábric (...)
  • 63 C. P. T., «Las grandes industrias españolas. Fábrica de D. Francisco Bergasa en Logroño», op. cit. (...)
  • 64 El Constructor, n.º 1, año I, noviembre de 1923, señala que la casa Butsems había editado el catalo (...)
  • 65 «Inauguración del “Cinema Goya”. Mosaicos J. Rosales», La Acción, 17 de febrero de 1923, p. 3.
  • 66 «Industrias que honran a Málaga [...] La Fabril Malagueña, propiedad de José Hidalgo Espíldora. Est (...)
  • 67 En El Eco Patronal, 15 de febrero de 1925, p. 8, hay foto del stand de la casa Butsems y Compañía, (...)

47En los años veinte, las casas españolas que todavía eran deudoras de los materiales de la fábrica francesa Lachave eran 25 (una mínima parte del total), situadas en 19 ciudades61; por lo que otras muchas casas y fábricas obtenían sus materiales de otros lugares, tanto importándolos del extranjero como obteniéndolos de la producción nacional (figura 5). La proliferación de fábricas de baldosas tiene su reflejo en los reportajes que se hacían no sólo en periódicos o revistas locales, sino incluso en los de tirada nacional, como La Esfera62, Nuevo Mundo63, El Constructor64, La Acción65, La Unión Ilustrada66, El Eco Patronal67 y otros.

48Muchas de estas empresas eran de tipo familiar, aunque también se constata su adaptación a un esquema de trabajo más empresarial, apareciendo a menudo las acciones que permitían capitalizar la empresa para poder comprar maquinaria moderna y adecuada, como ocurre en el caso de Hijos de Ildefonso Navarro, de Linares (figura 6).

Figura 6: Acción de Hijos de Ildefonso Navarro, S. A. Mosaicos y materiales de cemento, Linares, 1923.

Figura 6: Acción de Hijos de Ildefonso Navarro, S. A. Mosaicos y materiales de cemento, Linares, 1923.

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

49La industria de la baldosa se mantiene muy pujante a finales de los años veinte y en la primera mitad de los treinta. Sin embargo, la Guerra Civil española, que se inicia en 1936 y termina en 1939, representó un duro golpe para muchas de las ciudades más importantes, por el alto grado de destrucción de algunas y por la devastación del aparato industrial productivo. No tenemos datos precisos sobre el grado de destrucción de las industrias de baldosas ni de los técnicos y operarios muertos en la contienda; pero, en todo caso, durante estos años, su producción se paralizó en su mayor parte.

50A partir de las décadas de los cuarenta y de los cincuenta, la industria de la baldosa hidráulica en España vive una contradicción: se trata de un momento de decadencia estética, pero es entonces cuando las fábricas se multiplican, pues la elaboración de la baldosa se simplifica y conlleva menos complejidad técnica. En el Anuario General de España de 1948, figuran 320 poblaciones con fábricas de mosaicos (de las que 53 eran capitales de provincia). En Madrid capital, había por entonces 25 fábricas.

  • 68 Institut de Promoció Ceràmica, «El mosaico hidráulico», op. cit. (nota 38), p. 3.

51Finalmente, y para cerrar este recorrido cronológico, diremos que según el Anuario General de la Construcción de 1958, existían en España 1.021 fábricas de mosaico hidráulico: 151 en la provincia de Madrid, 109 en Barcelona, 42 en Bilbao y 36 en Alicante68. Sin embargo, esta máxima expansión, representa el preludio de su decadencia total, que se va a producir en los años sesenta y setenta, con la llegada del mosaico de granito o terrazo.

52Muchos factores intervienen en ello: el costo ascendente de la mano de obra, la dificultad de encontrar operarios cualificados, la simplificación de los sistemas de producción, el cambio de gustos de la sociedad, etc.

  • 69 Mario Arturo Hernández Navarro, Havana Tile Designs. Baldosas de La Habana, op. cit. (nota 8), p. 1 (...)

53En los países europeos, la industria casi desaparece por completo, mientras que en otros lugares se produce una cierta continuidad (reducida a los estratos sociales más humildes); es el caso de los países del Magreb, Oriente Medio y América Latina. Mucha de la maquinaria de las empresas europeas fue vendida como chatarra a estos países, donde el uso no llega a perderse e, incluso, se percibe una cierta recuperación posterior. En Beirut, su uso llega hasta los años setenta, para ser recuperada en los noventa; en Cuba, donde también decayó por las mismas fechas, recibiría un importante impulso en 1987, pues se abrieron 16 nuevas fábricas con el objetivo de recuperar esta tradición69.

Evolución de los modelos formales

  • 70 Maribel Roselló i Nicolau, op. cit. (nota 19).

54En la baldosa hidráulica confluyen estrechamente la producción industrial y el diseño estético. Por esta razón, tan importante resulta estudiar la industria como todos los factores que influyen en su diseño. En esta línea, se ha hablado del suelo como una metáfora de las alfombras70, hecho que evidencia el interés del arquitecto que piensa en el interior de los edificios con un tratamiento textil. Las formas de componer los motivos y dibujos, además, tenían una vinculación muy evidente con sistemas de seriación y composición tradicionales.

55La fuente documental más importante para estudiar el mundo de la baldosa hidráulica es la formada por los propios catálogos y muestrarios de baldosas de las casas fabricantes. Sin embargo, el acceso a estos catálogos no es fácil, debido a que no suelen guardarse ni catalogarse en las bibliotecas y a que la mayor parte de las fábricas han desaparecido (y con ellas, sus archivos). No obstante, hemos podido encontrar y estudiar, hasta el momento, 48 catálogos diferentes, impresos por toda España, aunque algunas casas editaron varios a lo largo de su historia (en los casos de Butsems y de Escofet). La distribución geográfica de estos catálogos es muy amplia, y podríamos señalar que todas las grandes industrias, así como las que tuvieron una significación regional importante, editaron alguno. El catálogo, que merecería ser objeto de un estudio específico, también fue una forma de expresión estética, en la que participaron editores, litógrafos, artistas, dibujantes y diseñadores. Por esta razón, actualmente han pasado a ser objetos de colección.

56El conjunto de catálogos que hemos podido estudiar presenta una gran diversidad entre sí. Por un lado, la calidad y cuidado de la edición diferencia a algunos realmente lujosos de otros que se caracterizan por la sencillez. Por otro, en cuanto a los modelos de suelos que se ofrecían, algunos catálogos presentaban varios cientos de modelos diferentes, frente a industrias que comercializaban sólo 40 ó 50. No obstante, también se pueden encontrar algunas similitudes entre ellos, como el habitual anonimato de las personas que los diseñaban o de sus maestros artesanos, que nunca aparecen mencionados en ellos. Otra característica común es que, en cada catálogo, aparecen todos los estilos y tendencias estéticas mezcladas, intentando con ello presentar la mayor oferta posible a un público que se podía decantar por un estilo o por otro, según sus gustos.

Figura 7: Modelo 577 del catálogo de la Fábrica de Mosaicos Hidráulicos Vda. e Hijos de Juan Vila, Barcelona (España), s. f. (en uso a principios de los años veinte).

Figura 7: Modelo 577 del catálogo de la Fábrica de Mosaicos Hidráulicos Vda. e Hijos de Juan Vila, Barcelona (España), s. f. (en uso a principios de los años veinte).

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

  • 71 Varias láminas de mosaicos en Federico Cajal y Pueyo, «La Ornamentación», en Historia general del a (...)

57En este sentido, se ha insistido mucho, tal vez demasiado, en los modelos Art nouveau de estas baldosas (figura 7), cuando realmente este estilo es muy minoritario en el conjunto de los catálogos de las casas fabricantes, y se circunscribe a un momento concreto. Serán el eclecticismo y el historicismo (en sus muchas variantes) las principales fuentes de inspiración de los diseñadores; por esa razón, los modelos clásicos tuvieron una gran importancia. Diferentes dibujos de mosaicos históricos (desde los de la Antigüedad clásica a los del siglo XIX) fueron ampliamente popularizados en láminas y libros de arte a finales del siglo XIX. Este es el caso de la serie de láminas artísticas publicada por la conocida editorial Montaner y Simón71, donde podemos apreciar cómo los diseñadores de baldosas hidráulicas tuvieron muy en cuenta esos modelos históricos para desarrollar sus propios diseños y dibujos.

  • 72 Materiales y documentos de arte español, publicados por M. F. C. bajo la dirección artística de Mir (...)

58En otro orden de cosas, el valor estético de estos suelos fue siempre apreciado en su época. Muchas referencias señalan el carácter artístico de las baldosas, sus formas y combinación de colores, su naturaleza estética, y no sólo útil y práctica. En 1900, en Materiales y documentos de arte español72, se publicaban dos modelos de pavimentos en mosaico hidráulico, proyectados por Mateo Culell y Aznar (figura 8). La aparición del mosaico hidráulico dentro de una publicación propia de la historia del arte no deja de ser el reflejo de lo que en su momento fue una realidad: la estrecha relación entre los diferentes trabajos artesanales que confluían en la totalidad de la obra arquitectónica entendida como globalidad, como una unidad.

Figura 8: Lámina 49 (Siglo XX, Arte Contemporáneo I, Pavimento – Enraixolats. Barcelona. Pavimentos en mosaico hidráulico a tres y dos moldes respectivamente. Proyectados por Don Mateo Culell y Aznar) de Materiales y documentos de arte español, publicados por M. F. C. bajo la dirección artística de Mira Leroy, Barcelona: Librería de A. Parera, Año V, 1900.

Figura 8: Lámina 49 (Siglo XX, Arte Contemporáneo I, Pavimento – Enraixolats. Barcelona. Pavimentos en mosaico hidráulico a tres y dos moldes respectivamente. Proyectados por Don Mateo Culell y Aznar) de Materiales y documentos de arte español, publicados por M. F. C. bajo la dirección artística de Mira Leroy, Barcelona: Librería de A. Parera, Año V, 1900.

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

59A finales de siglo (1899), importantes artistas y dibujantes realizan los carteles de las empresas de mosaicos, como hace Josep Triadó para Butsems y Fradera, y Orsola (figura 9). Incluso se llegaron a realizar exposiciones de carteles en el Ateneo barcelonés.

Figura 9: Mosaicos hidráulicos Orsola, Solá y Cía., por Josep Triadó, en la Revista Ibérica de Exlibris, vol. III, 1905, Suplemento anunciador, n.º3.

Figura 9: Mosaicos hidráulicos Orsola, Solá y Cía., por Josep Triadó, en la Revista Ibérica de Exlibris, vol. III, 1905, Suplemento anunciador, n.º3.

Fuente: Madrid (España), Biblioteca Nacional de España.

60Los diseños Art nouveau fueron muy populares en los catálogos elaborados en Cataluña a finales del siglo XIX y primeros años del XX, y sus formas enriquecieron algunos de los mejores edificios de este estilo en esa región, brillando a una gran altura estética.

61Pero conforme avanza el siglo, la norma es que los modelos muestren una gran variedad de formas y estilos. Por un lado, se mantienen los diseños Art nouveau, que van perdiendo la libertad de composición inicial y derivan en dibujos elegantes con gamas cromáticas más sencillas. En el fondo, se producía una adaptación a los nuevos tiempos, aunque mostraran con ello un desfase cronológico notable, porque existen modelos de formas ondulantes que persisten en catálogos de los años treinta (figuras 10 y 11).

Figura 10: Fondo n.º 52 con cenefa n.º 19, del catálogo de baldosas hidráulicas de La Fabril Melillense, de Juan Montes Hoyo, Melilla, finales de los años veinte.

Figura 10: Fondo n.º 52 con cenefa n.º 19, del catálogo de baldosas hidráulicas de La Fabril Melillense, de Juan Montes Hoyo, Melilla, finales de los años veinte.

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

Figura 11: Edificio en la calle Alférez Sanz, n.º 2, Melilla, Francisco Hernanz (arquitecto), 1935.

Figura 11: Edificio en la calle Alférez Sanz, n.º 2, Melilla, Francisco Hernanz (arquitecto), 1935.

Fuente: Fotografía de José Linares, 2013.

62También se mantienen en estos momentos los llamados mosaicos de estilo romano, que imitaban visualmente los suelos de antiguos edificios del mundo clásico, realizados con teselas. La casa Francisco Lledó, de Valencia, era la más importante en la fabricación de este tipo de mosaico hidráulico (figuras 12 y 13).

Figuras 12 y 13: Portada del catálogo y modelo de baldosas imitando mosaicos romanos, de la casa Francisco Lledó, de Valencia (España).

Figuras 12 y 13: Portada del catálogo y modelo de baldosas imitando mosaicos romanos, de la casa Francisco Lledó, de Valencia (España).

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

63Por regla general, los modelos eclécticos, historicistas o Art nouveau se agotan a partir de los años veinte del siglo XX, dando paso a diseños estilizados, geométricos y tendentes a un uso muy limitado de la variedad cromática. Sin embargo, este esquema admite muchas matizaciones, porque los modelos anteriores se prolongan cronológicamente en los catálogos de muchas fábricas.

64Durante los años treinta conviven los modelos anteriores con otros que anuncian un cambio hacia la geometrización de los motivos ornamentales. En estos años, la industria comienza a cambiar, modificando tanto sus sistemas de producción como los modelos estéticos que producen.

65También se ponen de moda modelos de diseño más complejo, que juegan con figuras geométricas, como el círculo o el cuadrado; también, con una policromía más limitada, aunque todavía dentro de un concepto muy ornamental del mosaico (figura 14).

Figura 14: Baldosas con diseño geométrico y carácter moderno.

Figura 14: Baldosas con diseño geométrico y carácter moderno.

Calle Mohamed V, Tetuán, Carlos Óvilo (arquitecto), finales de los años veinte y principios de los treinta.

Fuente: Fotografía procedente del proyecto de catalogación del ensanche de Tetuán (dirigido por A. Bravo), Escuela Nacional de Arquitectura de Tetuán, 2012.

66En otros casos se percibe la influencia directa del Art déco. Se ponen de moda entonces los llamados «mosaicos G» (comercializados en toda España), que buscaban en sus modelos un ritmo más quebrado y angular, aunque el dibujo general del mosaico no deja de plantear diseños seriados cuya base de composición tiene su claro antecedente en todo lo anterior. La gama cromática se simplifica y se buscan combinaciones de tonos equilibrados (figura 15).

Figura 15: Mosaicos G. Tipo de baldosas hidráulicas con diseño geométrico Art déco, del catálogo de la Fábrica de Mosaicos Casildo Moreno, Barbastro: Imprenta Moisés, s. f.

Figura 15: Mosaicos G. Tipo de baldosas hidráulicas con diseño geométrico Art déco, del catálogo de la Fábrica de Mosaicos Casildo Moreno, Barbastro: Imprenta Moisés, s. f.

Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).

  • 73 En la revista de arquitectura moderna AC. Documentos de Actividad Contemporánea (1930), sigue apare (...)
  • 74 La Construcción Moderna, 15 de agosto de 1933. En La Construcción Moderna, 15 de diciembre de 1934, (...)

67Pero superado este momento, que todavía valora en gran medida lo ornamental, se produce una simplificación radical de formas y colores. Este proceso ya se había defendido en los primeros años treinta, desde ámbitos relacionados con la arquitectura de vanguardia o racionalista. La revista de arquitectura racionalista AC73 recoge esta transformación de las baldosas, que abandonan dibujos y policromía en favor de colores lisos o jaspeados, hecho que también constatamos en La Construcción Moderna74. A partir de las décadas de los cuarenta y cincuenta, lo que fue una búsqueda de la sencillez y facilidad de fabricación, con su correspondiente abaratamiento, se convierte realmente en un momento de decadencia estética y técnica del producto, con el abandono de los dibujos y coloridos que habían estado en boga durante años.

  • 75 Juan Casabó, op. cit. (nota 1).

68A finales de los años cincuenta, algunos autores ya documentaban este hecho75 y afirmaban que era un error suprimir los dibujos con la excusa de que el gusto había cambiado, o de que faltaban operarios cualificados para hacer las tareas de fabricación, porque eso llevaría inevitablemente hacia la decadencia del producto, premonición que finalmente se cumplió. La baldosa hidráulica sobrevive algunos años más, pero con modelos lisos y monocromos que anulan su carácter artístico, y sucumbe lentamente ante la aparición de otros materiales.

Conclusión

69No se debería estudiar la arquitectura de finales del siglo XIX y de la primera mitad del XX al margen de las muchas artesanías e industrias que la hicieron posible. La baldosa hidráulica contribuyó poderosamente a la propia configuración decorativa de una arquitectura que se mostraba por naturaleza «ornamentada». Por esta razón, su estudio es primordial para su conocimiento.

70En este proceso es fundamental definir el peso de esta industria, cuantificando los centros de producción de baldosas en España, puesto que llegaron a existir en la mayor parte de las ciudades del país (220 fábricas en los inicios de la segunda década del siglo XX, para sobrepasar las 1000 en 1958). También hay que señalar que, en este proceso, algunas regiones como Cataluña o Valencia muestran una especial importancia fabril y creativa. Con todo, España ejerció una influencia imprescindible en muchas producciones del norte de África y de América Latina, tanto en la experiencia de sus operarios como en los modelos formales exportados.

71Por otra parte, los aspectos estéticos pesan enormemente en cualquier acercamiento a la baldosa hidráulica. Su atractivo se centra en los dibujos, diseños y cromatismo que muestran estos conjuntos. Por esta razón, fue también un vehículo privilegiado, donde se reflejan todas las corrientes formales del momento: empezando por los modelos eclécticos o historicistas (que son los predominantes), pasando por los diseños Art nouveau, para terminar con formas Art déco y vanguardistas. En los muchos catálogos que se realizaron, se puede apreciar esta variedad de formas, y también la tendencia a la simplificación conforme avanza el siglo XX.

Haut de page

Notes

1 Juan Casabó, Fabricación de mosaicos y baldosas de cemento, Buenos Aires: Librería y Editorial Nigar, 1958, señala al respecto que: «Mosaico de cemento, en América es mosaico calcáreo el que tiene dibujos, para diferenciarlo del mosaico granítico el que tiene granos de piedra o mármol. También en otros lados es mosaico hidráulico o baldosa hidráulica, y al mosaico granítico se le llama granito o terrazo».

2 «Los mosaicos hidráulicos y su colocación», en Anuario Bailly-Baillière, Madrid, 1905, p. 445.

3 Juan Casabó, op. cit. (nota 1).

4 Yves Esquieu, avec la participation de Christian Berthéas, Une histoire du carreau mosaïque. De la couleur dans la maison, Aix-en-Provence: REF.2C Éditions, 2013.

5 Ana Mitila Lora y Carmen Ortega, El mosaico hidráulico: arte en evolución, Santo Domingo: Industrias Aguayo de Construcción y Cemex Dominicana, 2008.

6 Dentro de este apartado destacamos el libro, cuidadosamente editado, de Sophie Skaf, 20 × 20. Beyrouth. Paris. Tunis. Barcelone, Beyrouth: Amers, 2011.

7 Mario Arturo Hernández Navarro, Barcelona Tile Designs. Baldosas de Barcelona, Amsterdam: The Pepin Press, 2006.

8 Mario Arturo Hernández Navarro, Havana Tile Designs. Baldosas de La Habana, Amsterdam: The Pepin Press, 2007, 207 p. También Yamira Rodríguez Marcano, «Introducción», Ibid., p. 13-37.

9 Mario Arturo Hernández Navarro y Hernán S. Bustelo Morán, Puerto Rico Tile Designs. Losa criolla de Puerto Rico, Amsterdam: The Pepin Press, 2010.

10 Pepin van Roojen y Mario Arturo Hernández Navarro, Art Nouveau. Tile designs, Amsterdam: The Pepin Press, 2012.

11 Carol Belanger Grafton, Spanish Tile Designs in Full Color, New York: Dover Publications, 2001, 24 láminas.

12 Marty Noble, Decorative Tile Designs Coloring Book, New York: Dover Publications, 2013, 30 p.

13 Pepin van Roojen y Mario Arturo Hernández Navarro, Barcelona Tiles, Amsterdam: The Pepin Press, 2013 (Gift wrapping paper book, 36), 12 pliegos (se trata de hojas grandes de papel de regalo de alta calidad).

14 Conocemos diferentes referencias al trabajo inédito de Jordi Griset, L´art del mosaic hidràulic, sin que hayamos podido consultarlo.

15 Mario Arturo Hernández Navarro, op. cit. (nota 7).

16 Jaume Rosell y Joan Ramón Rosell, El mosaic hidràulic, artesania i indústria, Barcelona: Col·legi Oficial d’Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona, Centre d’Estudis Gràfics, 1985. Jaume Rosell, y Joan Ramón Rosell, «La tècnica del mosaic hydràulic i el modernisme», Ciència. Revista Catalana de Ciència i Tecnologia, n.º 51, 1986, p. 25-32.

17 Teresa Navas i Ferrer, La Casa Escofet de mosaic hidràulic (1886-1936), Tesi de llicenciatura, Universitat de Barcelona, Barcelona, 1986. Teresa Navas i Ferrer, «El mosaic hidràulic: un art aplicada del segle XIX», Butlletí Informatiu de Ceràmica, n.º 37, 1988, p. 24-27.

18 Joan Puyo Collet, La pedra artificial i el mosaic hidràulic: les primeres aplicacions del ciment a Catalunya, Treball final de carrera, Escola Universitària Politècnica de Barcelona, 1999.

19 Maribel Roselló i Nicolau, L’interior a Barcelona en el segle XIX, Tesi doctoral, Universitat Politècnica de Catalunya, 2005. Maribel Roselló i Nicolau, «Revestiments per als interiors de l’arquitectura: algunes aportacions de la indústria», en X Congrés d’Història de Barcelona. Dilemes de la fi de segle. 1874-1901, Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona, Institut de Cultura, Ajuntament de Barcelona, 2007, p. 1-13. URL: http://upcommons.upc.edu/handle/2117/1880. Consultado el 22 de enero de 2016. Maribel Roselló i Nicolau, La Casa Escofet. Mosaics per als interiors 1900, Barcelona: Escofet 1886; Madrid: Escofet, 2008.

20 Natalia Gonzàlez-Novelles Farrús, El mosaic hidràulic i la casa Orsola Solà i Cia. Volum 1, Treball final de carrera, Escola Universitària Politècnica de Barcelona, 2010. URL: http://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2099.1/11968/EL%20MOSAIC%20HIDR%20ULIC%20I%20LA%20CASA%20ORSOLA%20SOL%20.%20VOLUM1.pdf?sequence=1. Consultado el 22 de enero de 2016.

21 Carmen Bas, «Pavimentos hidráulicos en la provincia de Alicante», en Ayudas a la investigación 1986-87, Vol. III: Arqueología, Arte, Toponimia, Alicante: Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1987.

22 Antonio Bravo-Nieto, «Piedra artificial, mosaicos hidráulicos y azulejos», en La construcción de una ciudad europea en el contexto norteafricano. Arquitectos e ingenieros en la Melilla contemporánea, Melilla: Ayuntamiento; Málaga: Universidad, 1996, p. 265-271.

23 Francisco Hernández Duque, «Las antiguas fábricas de mosaico hidráulico en Navarra», Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra, n.º 41, 2009, p. 55-95.

24 Susanne Vogel, José María Tejera, fabricante de mosaicos hidráulicos, Edición del autor, 2013. También en URL: http://mosaicos-hidraulicos.blogspot.com.es/. Consultado el 22 de enero de 2016.

25 Yves Esquieu, op. cit. (nota 4), p. 25.

26 Ibid. (nota 4), p. 121.

27 Juan Casabó, op. cit. (nota 1).

28 En Túnez fueron los sicilianos los que introdujeron esta técnica. Posteriormente, al igual que ocurre en Marruecos y en Argelia, la industria decae a partir de la independencia del país, pasando a ser un producto económico utilizado sólo por las clases más humildes.

29 Hay que señalar que los motivos arabizantes fueron muy tardíos en la casa Lachave (se trataba de modelos con estrellas tipo Alhambra o zelij marroquí).

30 «Informaciones sobre azulejos, mosaicos hidráulicos, baldosas y baldosines», en Memorias diplomáticas y consulares e informaciones, Madrid: Ministerio de Estado, Centro de Información Comercial, n.º 45, 1902.

31 La Construcción Moderna, 15 de febrero de 1903.

32 C. P. T., «Las grandes industrias españolas. Fábrica de D. Francisco Bergasa en Logroño», Nuevo Mundo, 4 de septiembre de 1913, [p. 9].

33 Natalia Gonzàlez-Novelles Farrús, op. cit. (nota 20).

34 Yamira Rodríguez Marcano, «Introducción», op. cit. (nota 8), p. 13-15.

35 Fábrica de mosaicos hidráulicos de Quintana Hermanos, México, 1900, 115 láminas en color.

36 Mario Arturo Hernández Navarro y Hernán S. Bustelo Morán, Puerto Rico Tile Designs, op. cit. (nota 9), p. 12-14.

37 Natalia Gonzàlez-Novelles Farrús, op. cit. (nota 20).

38 Institut de Promoció Ceràmica, «El mosaico hidráulico». URL: www.ipc.org.es. Consultado el 22 de enero de 2016.

39 Yves Esquieu, op. cit. (nota 4), p. 33. En 1879, la casa Orsola de Barcelona encarga a Lafarge diferentes materiales para la construcción de baldosas.

40 «Establecimiento cerámico de Vicente Mezquita, vendía material que tan buen éxito ha tenido por los ingenieros y arquitectos de Inglaterra, Francia, Madrid y Barcelona» (Guía de Sevilla, Sevilla: Imprenta y Litografía de José Mª Ariza, 1882).

41 Maribel Roselló i Nicolau, op. cit. (nota 19). Escofet se fundó en 1886. Luego cambia varias veces de nombre, y se expande por Madrid y Sevilla. Publica varios catálogos hasta 1916.

42 La Época, 21 de noviembre de 1883, [p. 2]

43 En el Catálogo Oficial de España. Exposición Universal de Barcelona 1888 (Barcelona, 1888), figuran «Angelo Anchisi, Arenys de Mar, mosaicos incrustados al fuego»; «Salvador Boada, Mataró, losetas hidráulicas»; «Escofet, Fortuny y Cia., Barcelona, mosaicos»; «Rafael Mumbrú, Barcelona, mosaicos hidráulicos»; «Orsola, Solá y C.ª, Barcelona, mosaicos hidráulicos», y «Solá y C.ª, viuda de Barcelona, mosaicos hidráulicos».

44 «¿Hay habitantes en el planeta Marte? Sí señor, estoy seguro. ¿Y están muy adelantados en civilización? Mucho más que nosotros. Figúrese usted que usan baldosas especiales en cuadras, aceras, terrazas y patios, mosaicos hidráulicos en los pavimentos, florones y artesonados en los techos, y objetos de arte de cerámica, mayólica y barro para el decorado de las habitaciones, todo ellos procedente de la casa Escofet, Fortuny y Compañía. Alcalá, 18 (Equitativa). ¿Y cómo se ha sabido eso? ¡Por la refracción de la luz!» (Madrid Cómico, 1893).

45 La Ilustración Española y Americana, entre 1893 y 1894, publica anuncios de «Mosaicos hidráulicos Orsola, Solá y Compañía, Barcelona. Proveedores de la Casa Real. Medalla de oro en la exposición de Barcelona de 1888. Exposición de París de 1889, fue la única medalla de oro para mosaicos hidráulicos del mundo. Diploma de Honor en Bruselas 1892».

46 Francisco Hernández Duque, «Las antiguas fábricas de mosaico hidráulico en Navarra», op. cit. (nota 23), p. 79-80.

47 En todo este apartado seguimos las aportaciones de Yves Esquieu, op. cit. (nota 4), p. 121-136.

48 Miguel Salaverría, en San Sebastián, solicitaba una prensa hidráulica para la fabricación de baldosas en 1898.

49 «Exposición organizada por la Sociedad de Bellas Artes», Revista Bascongada, 1897.

50 Ángel María Castell, «Industria guipuzcoana, fábrica de mosaicos hidráulicos de D. Miguel Salaverría», El Liberal, 10 de abril de 1904.

51 «Procedimiento de fabricación del mosaico hidráulico», Arquitectura y Construcción, 8 de junio de 1898, p. 176. Sobre este mismo sistema, véase Industria é Invenciones, 9 de abril de 1898 y 27 de abril de 1898.

52 J. Manuel Cortina, «Ligera reseña de los materiales y sistemas de construcción empleados en la provincia de Valencia», Arquitectura y Construcción, 8 de abril de 1899, p. 133-136.

53 Antonio M. Viergol, «Málaga, una fuerza industrial», El Liberal, 7 de marzo de 1900, p. 2.

54 La Revista Bascongada habla de Salaverría, cuya empresa data de 1894: «Productos conocidos en Guipúzcoa y provincias hermanas. Tiene más de 300 dibujos diferentes, con varias prensas que trabajan en seco». En «Valencia industrial» (El Liberal, 17 de abril de 1903) se anuncia «José Palop, fábrica de mosaicos hidráulicos. Especialidad pavimentos para iglesias. Representa los cementos portland y cal hidráulica, de las fabricas The Hammer de Tournal, Bélgica».

55 Así en Arquitectura y Construcción, junio de 1902 («Máquinas para fabricar baldosas de hormigón comprimido»); en Le Génie Civil (4 de enero de 1902, p. 165), se encuentra un artículo sobre un sistema de fabricación de baldosas de hormigón, usado en Inglaterra y creado por la casa Henry Berry, de Leeds, al que se hace referencia en Industria é Invenciones (n.º 12, tomo XXXVII, 22 de marzo de 1902, p. 86) y en el Heraldo de la Industria.

56 «Patentes concedidas [...] D. Miguel Candal y Ferrer, patente de invención por veinte años por “El producto industrial baldosas hidráulicas imitando mosaico romano”. Presentada la solicitud en el Gobierno civil de Barcelona en 10 de octubre de 1904. Concedida la patente en 31 de ídem» (La Construcción Moderna, 30 de noviembre de 1904, p. 603).

57 Eduardo Gallego, «Zaragoza y la Exposición Hispano Francesa de 1908», La Construcción Moderna, 15 de noviembre de 1908, p. 404.

58 Anuario del comercio, de la industria, de la Magistratura y de la Administración de España, sus colonias Cuba, Puerto-Rico y Filipinas, Estados Hispano-americanos y Portugal, con anuncios y referencias al comercio é industria nacional y extranjera (Bailly-Baillière), Madrid: Casa Editorial Bailly-Baillière, 1911.

59 Hay que señalar, al respecto, una prevención sobre este minucioso anuario: el que en una provincia determinada no aparezca una fábrica concreta no significa que no existiera. Pero el análisis cuantitativo del conjunto ofrece una visión fiable y significativa a grandes rasgos.

60 Anuario Técnico e Industrial de España, publicado bajo la dirección de los ingenieros de minas D. Augusto de Gálvez-Cañero y D. José de Gorostiza, Madrid: Imprenta de Marzo San Hermenegildo, 1914, p. 68-70 y 380-385.

61 Yves Esquieu, Une histoire du carreau mosaïque. De la couleur dans la maison, op. cit. (nota 4), p. 128-129.

62 «Fábrica de mosaicos hidráulicos. Denia (Alicante)», La Esfera, 7 de agosto de 1926, p. 45; «Fábrica de mosaicos hidráulicos de Federico Anguera», La Esfera, 7 de agosto de 1926, p. 46 (en Tarragona desde su fundación en 1915); «Fábrica de mosaicos Alfonso L. Latorre. Calatayud», La Esfera, 11 de septiembre de 1926, p. 48; «Materiales de construcción Eduardo P. Arizaga», La Esfera, 10 de noviembre de 1928, p. 47 (la fábrica de mosaicos se llama La Positiva, conocida en Asturias, Castilla y Galicia); «Mosaico hidráulico Antonio Armengol», La Esfera, 17 de agosto de 1929, p. 6.

63 C. P. T., «Las grandes industrias españolas. Fábrica de D. Francisco Bergasa en Logroño», op. cit. (nota 32).

64 El Constructor, n.º 1, año I, noviembre de 1923, señala que la casa Butsems había editado el catalogo-álbum de mosaicos hidráulicos, que contiene unos 170 dibujos. En El Constructor, n.º 4, año II, febrero de 1924: «Fábrica de Mosaicos Hidráulicos y Piedra Artificial. Luis Vinardell. Alcalá, 12. Madrid», p. 44; y A. Pascal [ingeniero de Artes y Oficios], «Maquinaria moderna para fabricar baldosas de cemento», p. 43. El Constructor, n.º 17, año III, marzo de 1925, p. 226, hace referencia el stand de Butsems en la Primera Exposición de la Construcción y Habitación de Madrid (1925).

65 «Inauguración del “Cinema Goya”. Mosaicos J. Rosales», La Acción, 17 de febrero de 1923, p. 3.

66 «Industrias que honran a Málaga [...] La Fabril Malagueña, propiedad de José Hidalgo Espíldora. Esta casa fue fundada en 1884, siendo la más antigua de Andalucía», La Unión Ilustrada, 7 de septiembre de 1924, [p. 34].

67 En El Eco Patronal, 15 de febrero de 1925, p. 8, hay foto del stand de la casa Butsems y Compañía, en el palacio del Hielo.

68 Institut de Promoció Ceràmica, «El mosaico hidráulico», op. cit. (nota 38), p. 3.

69 Mario Arturo Hernández Navarro, Havana Tile Designs. Baldosas de La Habana, op. cit. (nota 8), p. 14.

70 Maribel Roselló i Nicolau, op. cit. (nota 19).

71 Varias láminas de mosaicos en Federico Cajal y Pueyo, «La Ornamentación», en Historia general del arte, Barcelona: Montaner y Simón Editores, tomo V, 1897.

72 Materiales y documentos de arte español, publicados por M. F. C. bajo la dirección artística de Mira Leroy, Barcelona: Librería de A. Parera, Año V, 1900, lámina 49.

73 En la revista de arquitectura moderna AC. Documentos de Actividad Contemporánea (1930), sigue apareciendo el mosaico hidráulico en edificios racionalistas. En AC, n.º 4, 1931, p. 44, se anuncia «E. F. Escofet y Cía., mosaicos hidráulicos»; y en AC, n.º 9, 1933, p. 9, Bargalló y Co. S. L., con mosaicos hidráulicos ya lisos. En «Chalet y hangar en Puiggracios [Barcelona]. Arquitecto: Javier Turull», AC, n.º 14, 1934, p. 20, se indica, en un proyecto moderno racionalista, que los pavimentos serán de mosaicos hidráulicos de colores lisos.

74 La Construcción Moderna, 15 de agosto de 1933. En La Construcción Moderna, 15 de diciembre de 1934, p. 402, se anunciaba todavía «Luis Vinardell, calle Alcalá, 12. Fábrica de mosaicos hidráulicos».

75 Juan Casabó, op. cit. (nota 1).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1: Juan Casabó, Fabricación de mosaicos y baldosas de cemento, Buenos Aires: Nigar, 1958.
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Figura 2: Baldosas hidráulicas formando un piso en alfombra.
Légende Calle General Prim, n.º 2, Melilla (España), Alejandro Rodríguez Borlado (ingeniero), 1908.
Crédits Fuente: Fotografía de Antonio Bravo, 2013.
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Titre Figura 3: Mapa con la distribución de las fábricas de baldosas hidráulicas en España en 1911.
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de los datos comprendidos en el Anuario del comercio, de la industria, de la Magistratura y de la Administración de España, sus colonias Cuba, Puerto-Rico y Filipinas, Estados Hispano-americanos y Portugal, con anuncios y referencias al comercio é industria nacional y extranjera (Bailly-Baillière), Madrid: Casa Editorial Bailly-Baillière, 1911.
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Figura 4: Mapa con la distribución de las fábricas de baldosas hidráulicas en España en 1913.
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de los datos aportados por el Anuario Técnico e Industrial de España, publicado bajo la dirección de los ingenieros de minas D. Augusto de Gálvez-Cañero y D. José de Gorostiza, Madrid: Imprenta de Marzo San Hermenegildo, 1914.
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Titre Figura 5: Modelo n.º 43 del catálogo de baldosas La Ideal. Fábrica de mosaicos hidráulicos, piedra artificial, mármol comprimido, tuberías de cemento, de José Gómez, Santander (España), 1927.
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 720k
Titre Figura 6: Acción de Hijos de Ildefonso Navarro, S. A. Mosaicos y materiales de cemento, Linares, 1923.
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Figura 7: Modelo 577 del catálogo de la Fábrica de Mosaicos Hidráulicos Vda. e Hijos de Juan Vila, Barcelona (España), s. f. (en uso a principios de los años veinte).
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Titre Figura 8: Lámina 49 (Siglo XX, Arte Contemporáneo I, Pavimento – Enraixolats. Barcelona. Pavimentos en mosaico hidráulico a tres y dos moldes respectivamente. Proyectados por Don Mateo Culell y Aznar) de Materiales y documentos de arte español, publicados por M. F. C. bajo la dirección artística de Mira Leroy, Barcelona: Librería de A. Parera, Año V, 1900.
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre Figura 9: Mosaicos hidráulicos Orsola, Solá y Cía., por Josep Triadó, en la Revista Ibérica de Exlibris, vol. III, 1905, Suplemento anunciador, n.º3.
Crédits Fuente: Madrid (España), Biblioteca Nacional de España.
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Figura 10: Fondo n.º 52 con cenefa n.º 19, del catálogo de baldosas hidráulicas de La Fabril Melillense, de Juan Montes Hoyo, Melilla, finales de los años veinte.
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Titre Figura 11: Edificio en la calle Alférez Sanz, n.º 2, Melilla, Francisco Hernanz (arquitecto), 1935.
Crédits Fuente: Fotografía de José Linares, 2013.
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Figuras 12 y 13: Portada del catálogo y modelo de baldosas imitando mosaicos romanos, de la casa Francisco Lledó, de Valencia (España).
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre Figura 14: Baldosas con diseño geométrico y carácter moderno.
Légende Calle Mohamed V, Tetuán, Carlos Óvilo (arquitecto), finales de los años veinte y principios de los treinta.
Crédits Fuente: Fotografía procedente del proyecto de catalogación del ensanche de Tetuán (dirigido por A. Bravo), Escuela Nacional de Arquitectura de Tetuán, 2012.
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Titre Figura 15: Mosaicos G. Tipo de baldosas hidráulicas con diseño geométrico Art déco, del catálogo de la Fábrica de Mosaicos Casildo Moreno, Barbastro: Imprenta Moisés, s. f.
Crédits Fuente: Melilla (España), Biblioteca del Cronista Oficial de Melilla (BCOML).
URL http://abe.revues.org/docannexe/image/2721/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 215k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Bravo-Nieto, « La baldosa hidráulica en España. Algunos aspectos de su expansión industrial y evolución estética (1867-1960) », ABE Journal [En ligne], 8 | 2015, mis en ligne le 15 décembre 2015, consulté le 20 octobre 2017. URL : http://abe.revues.org/2721 ; DOI : 10.4000/abe.2721

Haut de page

Auteur

Antonio Bravo-Nieto

Profesor, Centro Universitario UNED Melilla, España

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue ABE Journal est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo INHA
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo In Visu
  • Revues.org